La constructora talaverana, especialista en Restauración y Rehabilitación del Patrimonio y de edificios singulares, está llevando a cabo los trabajos de recuperación del tramo de muralla caído en la calle Carnicerías. No es la primera vez que actúa en este vestigio, ya ha realizado la restauración de la misma en el Charcón, la torre 34, la puerta de Mérida y la alcazaba, entre otros.

Recuperar y rehabilitar el Patrimonio Histórico respetando su carácter único pero preservando su futuro. Esta es la filosofía de Artectum, constructora talaverana especialista en restauración de elementos y construcciones singulares, que en estos momentos está actuando en la muralla de Talavera para minimizar los daños que el paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas han hecho mella en uno de los paños de su tramo en la calle Carnicerías.

En concreto, según explica José Ignacio Blázquez, responsable de la actuación y arquitecto de Artectum, se está desarrollando una labor de consolidación de los paramentos no afectados de la propia muralla, reforzando las juntas de barro con mortero de cal, para a continuación poder restaurar la piedra derrumbada con el mismo tipo de mortero. Estructuralmente es un trabajo minucioso que, además, desde la constructora llevan a cabo respetando los elementos singulares y las técnicas constructivas originales; no en vano, Artectum es pionera en la recuperación de antiguas prácticas del oficio como el uso del barro y la cal, que mejora en su laboratorio propio.

La recuperación de este tramo de muralla se une a los trabajos que durante los últimos años ha desarrollado esta empresa para el mantenimiento y visibilidad de la riqueza patrimonial de Talavera, que en la actualidad está en la carrera de conseguir la declaración de todo su casco antiguo como conjunto histórico de interés.

Y es que, en concreto la muralla, es una vieja conocida de Artectum: ya participó y llevó a cabo la rehabilitación de este vestigio en la zona del Charcón, con la restauración y el acondicionamiento urbanístico del tramo de muralla y barbacana; también abordó la estabilización estructural y restauración de la torre 34, la consolidación de la Puerta de Mérida, la intervención en el tramo de muralla y barbacana en El Salvador, y más recientemente realizó la misma actuación en la Corredera del Cristo. Además, en su labor rehabilitadora, ha sido partícipe de los trabajos de restauración y recuperación de los lienzos, torres y puerta de la Alcazaba en sus tramos de calle Carnicerías, Pescaderías y Ronda del Cañillo.

El pasado año 2016, Artectum fue galardonada en la XV edición de los Premios al Patrimonio Histórico de Talavera, promovidos por la Asociación de Vecinos San Jerónimo, por su participación en la recuperación del Charcón, concretamente por sus labores de urbanización y restauración del área amurallada comprendida entre las torres 32 y 36, bajo la batuta del arqueólogo Marcos Muñoz.

Mención especial merece su gestión de los trabajos de rehabilitación y restauración del ábside de la iglesia de El Salvador. La eliminación de los revocos de barro en mal estado, la conservación de los que permanecían en buenas condiciones y la consolidación de las fábricas de estilo mudéjar en ladrillo  fueron las labores realizadas por su equipo de profesionales; durante las actuaciones, los trabajadores de Artectum dejaron al descubierto unos restos de pinturas románicas, concretamente un Pantocrator, que con posterioridad se restauraron y ahora pueden contemplarse en el ábside del templo.

Pero Artectum también traspasa las fronteras locales y abarca proyectos de rehabilitación en la provincia. Claro ejemplo de ello es la actuación realizada en el área de Safont en Toledo, donde se rehabilitó el torreón de origen medieval y se abordó la comunicación de la parte baja del Casco Histórico con su punto más alto hasta el Miradero. Una obra de gran envergadura en la que se respetó la factura original de la torre, acomodando las piedras que la componen según su diseño primigenio. Actualmente está acometiendo obras de restauración y puesta en valor de unas bóvedas romanas en el corazón del casco antiguo toledano promovidas por el Consorcio de la ciudad; se trata de unas bóvedas que formaban parte del conjunto de termas romanas más impresionantes descubiertas hasta ahora en la ciudad.

Otras actuaciones patrimoniales reseñables son las realizadas en las iglesias de Sevilleja de la Jara, Aldeanueva de Barbarroya, la recuperación del Patio San Justo de Toledo, o, en la comunidad de Madrid, las labores de recuperación del Real Monasterio de las Madres Comendadoras, una obra impresionante donde además de elementos arquitectónicos también se están recuperando elementos decorativos como el papel pintado original, o el acueducto de Sabatini.

En definitiva, Artectum es sinónimo de Patrimonio Histórico recuperado, de tradición en la construcción con visión de futuro, de innovación con respeto, de compromiso. Una empresa cien por cien talaverana que se preocupa por esos elementos singulares que hacen de una ciudad, de una sociedad, de una cultura, algo único e irrepetible, que hace que ese patrimonio brille con luz propia.

 

PubliRepor-La-Tribuna-ARtectum-Murallas-feb17-740x1024